diciembre 2012

mi refugio

Lo extraño no es que el mundo se acabe mañana, (21- 12- 2012), que no lo haya hecho ya, si debía hacerlo, en fechas también recientes pero más proverbiales (12-12-2012) o en cualquier otro día del año que entra, tan aciago para los más supersticiosos. Ni siquiera que los ‘entendidos’ no quieran ponerse de acuerdo...